Nos habian contado prodigios de esta zorra, mas ninguno de los dos llevaba efectivo para pagar a un putona tan valiosa como esta. Sin embargo dos sinverguenzas no se detienen a la hora de buscar el deleite, de manera que quisimos juntar el dinero que teniamos y compartir a esta fémina, cuestión que ella aceptó. Lo que en principio era un convenio se terminó convirtiendo en una de las mejores chingadas de mi vida, gracias trozo de golfa.


Categoria: anal
Como se encontró este video: ,